• Claudia Palacio

¿Cómo aprender a valorar tu trabajo y a cobrar el sueldo que te mereces?



Un artículo publicado por la BBC hace alusión a un estudio realizado en Estados Unidos donde afirma que solo el 38% de los candidatos negocia la primera oferta salarial y que cada 7 de 10 empresas están dispuestas a dar un margen de incremento sobre el inicial.


En América Latina debido a la tasa de desempleo, a los candidatos les da un poco de temor poner sobre la mesa la opción de que la empresa incremente su oferta; sin embargo, vale la pena resaltar que un proceso de selección es en realidad una negociación donde el candidato ofrece su conocimiento y la empresa paga por ello; claro, no olvides que las mejores negociaciones son donde todos ganan.


Te dejo entonces unos valiosos consejos para que puedas cobrar el sueldo que te mereces.


Habla siempre de los resultados


Si estás en un proceso de contratación puedes plantear una revisión salarial en seis meses de acuerdo a resultados, esto automáticamente hará que la empresa se interese en ti porque sabe que te vas a empeñar en demostrar resultados y en este caso ambas partes saldrán ganando. Haz una propuesta basada en el punto de partida que previamente tuviste que haber investigado y en los objetivos esperados hablando siempre con datos e involucrando factor tiempo.


(Descubre nuestros planes personalizados aquí y recibe técnicas para venderte mejor en el mercado laboral)


Revisa tus resultados obtenidos con anterioridad


Si lo que quieres es un aumento de salario en la empresa donde trabajas, debes de valerte de los resultados que has tenido, del valor que le has entregado a la empresa y cómo esta ha generado más utilidades, ahorros, optimizaciones y demás. Entre más resultados tengas para poner sobre la mesa mucho mejor.


Ten en cuenta tu valor mínimo


Antes de cualquier negociación, entrevista y acuerdo, debes de saber cuál es tu valor mínimo, es decir, ese con el cual te sentirías cómodo y contento para ir a trabajar. De nada sirve que tu nivel de vida valga $100 pesos y tu aceptes $70 solo por tener un trabajo. ¿Por qué? Te garantizo que a los tres meses vas a renunciar porque sencillamente no te alcanza y claramente esta no es la idea. No aceptes un empleo si te vas a sentir mal, porque tus resultados seguramente serán pobres y esto puede matar tu reputación y marca personal.


Experiencia vs. sueldo


Es muy importante poner en una balanza los estudios realizados, la experiencia laboral adquirida y los sueldos en el mercado, una vez hemos realizado este análisis podemos llegar a un dato realista y hacer que las empresas estén dispuestas a pagar ese valor. Recuerda que cada país es diferente, cada ciudad tiene una escala salarial diferente y los costos de vida no se pueden comparar de una ciudad a otra.





Dile adiós a la inseguridad


Libera de ti cualquier asomo de inseguridad. Los reclutadores, entrevistadores y los tomadores de la decisión cuando están realizando procesos de selección son unos sabuesos que sienten y huelen si la persona es segura de lo que dice, habla, cuenta o, si por el contrario, se vende como un candidato inseguro de sus competencias, experiencia y habilidades. ¿Ya sabes quién ganará en una negociación? El que se muestre con todo su arsenal y que además lo exponga de una manera segura y tranquila porque confía en sí mismo.


Sé que esta información es útil para ti, si consideras que puede ser útil para otras personas por favor compártela.


Por otro lado, si requieres más de nuestros servicios o tienes dudas pendientes acerca del tema contáctanos a nuestro Whatsapp.





Un abrazo,


Claudia Palacio