LAS TRES COSAS QUE NUNCA DEBES DECIR EN UNA ENTREVISTA LABORAL

November 15, 2018

Las entrevistas laborales es algo que impacienta a muchas personas y no es para menos, pues es el momento de impactar con las palabras; cuando se llega a las entrevistas es porque se ha logrado desbancar a muchos o a cientos con la Hoja de Vida y ésta puede ser la oportunidad de oro de tener el empleo que se quiere. Así que cada palabra debe ser pensada y analizada antes de decirla; nadie debería de llegar a una entrevista sin antes haberse preparado, pues corre el riesgo de hablar o decir cosas que no generan impacto alguno y quedar por fuera del proceso.

 

Muchas veces se dicen cosas sin sentido y los entrevistados ni siquiera se percatan de esto, así que hoy decidí escribir los tres errores más comunes que cometen las personas en las entrevistas y que espero que después de leer este artículo tú no los vuelvas a cometer. 
 

  1. Olvídate de las palabras cliché, no hay nada más desastroso para un candidato que decir o “repetir” lo que otros dicen, lo que siempre han escuchado que la mayoría de las personas responde e irse por el lado fácil a la hora de contestar preguntas como: háblanos de ti, ¿por qué debemos contratarte? o, menciona tus fortalezas. Pero, ¿cuáles son esas palabras cliché?; yo suelo dividirlas en dos grupos.
     

    • Primer grupo: las que todas las personas suelen decir pero que es lo mínimo por lo cual una empresa les paga a sus colaboradores, es lo que un empleador espera de cualquier persona, pero lo más curioso de este grupo de palabras es que no importa los años de experiencia que tenga el candidato, nadie se escapa de: honesto, responsable, cumplido, trabajador, colaborador, doy lo mejor de mí, proactivo, excelente actitud. ¿Te sientes identificado?, apuesto con un 98% de probabilidad a que en algún momento has dicho al menos una de esas palabras, si así, replantea tu respuesta.   
       

    • Segundo grupo: las palabras que muchos dicen pero que son pocas las personas que sí se están describiendo, entonces hay un gran número de individuos que se las apropian y otro pequeño grupo que las dice porque sí hace referencia a su forma de actuar y/o a su personalidad, estas palabras son: líder, trabajo en equipo, tomador de decisiones, innovador; si las dices sólo por decirlas y no quedarte callado te garantizo que tu mismo te estás sacando de los procesos de selección porque en las pruebas psicotécnicas éstos rasgos suelen salir y ahí habría una contradicción; ahora, si las dices porque realmente lo eres, evita esas palabras exactas y buscas palabras dentro de esos rasgos que en ti sean muy fuertes. Te doy un ejemplo: cambia líder por “encuentro hábilmente los diferenciales de cada persona en los equipos de trabajo y pongo a jugar esas competencias a favor de la empresa”; ¿notas la diferencia?, entonces conviertes un cliché en palabras poderosas y asertivas.
       

  2. Nunca pero nunca hables mal de tu anterior jefe o empresa. Esto no es bien visto por un entrevistador, si tu situación es que saliste en malos términos de alguna empresa en la que trabajaste porque tuviste problemas con tu jefe, compañeros o con la misma compañía y te pregunten ¿por qué saliste de X empresa? o ¿cómo era tu anterior jefe? debes preparar con antelación una respuesta donde muestres lo mejor de ellos y no dejar ver un sin sabor de que algo no funcionó bien. Parte de la base de que los entrevistadores van a pensar de que el del problema eres tú, de que si tuviste inconvenientes es porque seguramente eres una persona conflictiva y claramente no van a querer contratarte; así que te doy ideas de lo que puedes decir sobre un jefe o empresa de donde no saliste en buenos términos: habla de lo inteligente que es tu exjefe, de lo hábil que es para organizar equipos de trabajo, de cómo es de sagaz para cerrar negocios, y si el problema fue directamente con la empresa, puedes mencionar que es una organización que admiras por su crecimiento constante, o por su capacidad de mantener ventas constantes en tiempos de crisis, o que le agradeces la oportunidad que te dieron y de todo lo que pudiste implementar ahí, de cómo hacen para agregar valor a sus productos o servicios, etc. Pero claramente cuando se tiene el corazoncito herido son preguntas que debes prever en su respuesta para que seas asertivo en tu hablar y que por los nervios o la ansiedad que provoca una entrevista no vayas a decir palabras de más que te lleven a dejar una mala impresión con el entrevistado y a dejar una mala imagen que te pueda sacar del proceso de selección.
     

  3. No des respuestas positivas a preguntas negativas. ¿qué significa esto? Cuando te pregunten por tus debilidades o aspectos a mejorar no salgas con respuestas como: “soy perfeccionista”, porque entonces lo que estás diciendo es que eres tan bueno que eres malo, por favor!, esa es una respuesta sin fundamento a menos que digas que atrasas procesos por querer llegar a la perfección, ahí sí es una respuesta objetiva. Entonces, no trates de impactar de la manera equivocada, las preguntas en entrevistas son claras, y si te están pidiendo decir aspectos a mejorar eso es lo que debes de responder, pero la clave está en decir lo negativo y automáticamente hacer énfasis en cómo le das manejo.  

 

Lo anterior son los errores más comunes que encontramos los reclutadores en los candidatos, piensa en qué has dicho en tus entrevistas y replantea las respuestas que te estén dejando por fuera de los procesos. Recuerda que eres tú el único responsable de continuar o abandonar cada proceso de acuerdo a tus palabras, si no lo haces otra persona lo hará y se quedará con lo que tu quieres.
 

Quieres que escriba sobre algún tema en especial, déjamelo saber enviando un correo a claudia@claudiapalacio.com

 

Hasta la próxima.

Claudia Palacio
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Revisa estos 6 puntos antes de publicar tu Hoja de Vida

November 5, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo