OFERTA O DEMANDA DE EMPLEO. EL CONCEPTO ESTA MAL UTILIZADO.

September 23, 2019

Cuando se va a buscar empleo, generalmente en los portales, los sitios de búsqueda, plataformas como LinkedIn, páginas de Facebook, portales de empleo de las empresas y hasta cuando se busca empleo a través de los clasificados en el periódico, el titular generalmente es: OFERTAS DE EMPLEO. Sin embrago, el concepto está mal utilizado y si cada persona que se encuentra en la búsqueda laboral logra entenderlo de la manera correcta seguramente le diera un giro de 180° a la consecución de oportunidades. ¿Por qué? La razón es muy simple: porque al cambiar el concepto, la forma en la que se busca empleo adquiere otro significado y este simple hecho hace que las personas se sientan más confiadas y seguras al presentarse en las empresas.

 

 


¿Cuál es entonces este maravilloso concepto?

 

Las empresas no son las que ofrecen empleo, las empresas en esencia DEMANDAN TALENTO HUMANO, aunque tiende a ser un círculo vicioso como el famoso acertijo de quién fue primero si
el huevo o la gallina, lo cierto es que la necesidad primaria nace de las empresas. Piensa en esto: todas las empresas por más tecnificadas que estén o por más tecnología que utilicen en sus procesos, siempre van a necesitar de personas para poder operar; ninguna empresa publica que tiene una vacante porque sí, lo hace porque para ella es supremamente importante contar con personas con ciertas competencias, experiencia, talento, conocimiento y demás.

 

Puedes también pensar en la siguiente comparación: cuando vas al supermercado, es porque necesitas satisfacer una necesidad de algo que te hace falta; dado que tú eres la persona que tiene la necesidad, vas a pagar por los productos que lleves, es decir, que tú eres el que demanda y tú decides por algún oferente que es toda la gama que tienes de productos frente a ti.

 

Ahora reflexiona: si el que demanda productos o servicios es que el paga, en el mercado laboral los que pagan son las empresas, así que son los que demandan, no los que ofrecen; demandan talento humano, recurso humano porque tienen una necesidad clara y pagan por ello!. Estamos?


Te doy un ejemplo mucho más claro continuando con el supermercado: Piensa que estás en un gran supermercado y en tu lista de compras está que debes llevar shampoo porque hoy utilizaste el último poquito que te quedaba, llegas a la góndola de aseo y en especial a la de los productos capilares y de entrada sin hacer muchas cuentas hay más de 20 opciones de shampoo; si somos honestos, cualquiera que tu elijas funciona, pero generalmente ¿qué hacemos? Revisamos al menos cinco opciones y comparamos el que tiene aguacate, con el de keratina, el que no tiene parabenos, el que no contiene sal, el que sirve para la caspa, el que ayuda a combatir la resequedad y así hasta que tomamos la decisión y nos decidimos por que el que más nos convence, sabiendo que podía escoger cualquiera porque todos cumplen con su función.


Ahora, adivina qué? Funciona igual en los procesos de selección. En un proceso de selección los candidatos todos son “iguales” en cuanto a que tienen una experiencia parecida, una formación similar porque se hizo un filtro y la empresa preselecciona a aquellos que sabe que van a poder cumplir con las funciones y los requisitos del cargo al cual se postularon, así que hasta ahí cualquier candidato que la empresa escoja puede hacer la tarea muy bien; sin embargo, como van a “pagar” quieren pagar por el que más los convenza, así como cuando escogemos un shampoo; es en este momento donde aparecen los procesos de selección por parte de las empresas que son los que demandan talento y los diferenciales por parte de los que ofrecen servicios que son los candidatos. Ahora, si ya sabes que el mercado laboral funciona exactamente igual que el mercado tradicional, lo que necesitas es diferenciarte de tu competencia directa, es decir, de los otros candidatos. Sabes que las empresas necesitan personas como tú, lo que debes entonces hacer es hacerte visible para que te escojan a ti, para que te “compren a ti”, ¿de acuerdo?

 

¿Entiendes ahora por qué yo hablo tanto de los diferenciales y por qué me enfoco mucho en ellos? Porque es lo único que va a hacerte visible y te va a llevar a la firma del contrato; el tener muy claro qué es en lo que destacas de tu competencia directa hará que puedas ofrecer algo diferente y las empresas se decidan por ti.

 


¿Quieres que escriba de algún tema en especial? Déjamelo saber enviando un correo a
claudia@claudiapalacio.com

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Donde están los reclutadores debes estar tú buscando empleo #LinkedIn

April 3, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo