5 CONSEJOS QUE HARÁN QUE TU ENTREVISTADOR ESTÉ ATENTO





Cuando se habla de preparar las entrevistas no es sólo la preparación de un guion, también es tener la habilidad para mantener a tu entrevistador atento a cada palabra que dices. Para esto, preparé cinco consejos que serán el complemento perfecto al libreto que ya previamente has estudiado.

  1. Cuando escuchas, no te desvías! Siempre lo he dicho y seguiré diciendo, lo más importante para tener entrevistas efectivas es escuchar! Escuchar es una habilidad que muy pocas personas han desarrollado en el sentido más sensible, pero a la hora de una entrevista es algo que debes concientizar y poner en práctica. Cuando el entrevistador te hace una pregunta, no tienes que contestar en el primer instante; DEBES tomarte cinco segundos para organizar tus ideas, estructurar tu respuesta y ahí si empezar a responder con toda la seguridad de que lo que estás diciendo lo analizaste y sabes que es tu mejor respuesta. Si escuchas atentamente cada pregunta probablemente no vas a responder algo que definitivamente tu interlocutor no te está preguntando; esta es una de las fallas más comunes en las entrevistas, cuando el entrevistado empieza a responder y en algún momento hay un punto de quiebre donde empieza automáticamente a hablar de otra cosa completamente diferente; ahí, casi que de inmediato la persona queda descartada. Pues debes de saber que miden tu capacidad de atención y manera de estructurar tu respuesta. Ningún jefe quiere en una empresa a una persona a la cual se le pregunte por el proyecto A, y responda 5% por el proyecto A y 95% por el proyecto B. Te das cuenta de la importancia?.

  2. Adopta una postura abierta. Cuando nos comunicamos, lo hacemos no solo a través de las palabras sino también con el cuerpo; y tu cuerpo debe estar en sintonía con el mensaje que quieres transmitir. El lenguaje corporal es clave, evita tener una postura cerrada; es decir, ten mucho cuidado con mantener los brazos o las manos cruzadas, mantén tu espalda completamente erguida, las manos visibles y los dedos abiertos completamente. Camina con paso firme y seguro, da la mano con un leve apretón, que encaje bien con la mano del reclutador, mucho cuidado con transmitir inseguridad al saludar. Trata de alinear tu cuerpo con el del entrevistador y si puedes adoptar una postura espejo, mejor!

  3. Cuida tu mirada Antes, a los entrevistados se les advertía que no podían apartar la mirada del reclutador, que prácticamente durante todo el tiempo que durara la entrevista se debía tener la mirada completamente fija en la otra persona porque de lo contrario sería eliminado del proceso. Resulta ser que esto ha cambiado, los seres humanos cuando hablan con personas de su confianza y están teniendo una conversación agradable y transparente no mantienen una mirada completamente fija y estática. Generalmente las personas levantan la mirada, piensan, devuelven la mirada y hablan. Esto, es lo que se espera que realice una persona durante su entrevista, que transmita veracidad con su mirada tranquila y relajada y no una mirada programada. Así que se tú. Imagina que estás teniendo una charla con amigos o familiares donde no hay nada que temer ni ocultar, de esta manera garantizas que la otra persona sienta que estás siendo completamente sincero.

  4. Vigila la cantidad de tus palabras Mide la cantidad de palabras que dices, no pierdas la oportunidad de pasar al siguiente nivel por exceso de explicación que abrume al entrevistador o por explicaciones demasiado cortantes o sencillas que no generan interés alguno. No hay un tiempo establecido estandarizado para cada pregunta, pero la manera de garantizar un buen numero de palabras es organizando tus ideas. Estableciendo punto por punto tus argumentos cuidando de no desviarte en absoluto del tema. Ejemplo, si te preguntan: ¿si llamamos a las personas cercanas a ti, ¿qué dirían de ti? No empieces a hablar genéricamente, mejor elabora grupos de personas y empieza a organizar tu respuesta, esto es mucho más efectivo; ejemplo: Mi jefes dirían…… Mis pares dirían…. Mis subalternos dirían… Lo notas? Esta técnica garantiza mantener la atención, no desviarte y tener una cantidad de palabras adecuada.

  5. Una sonrisa agradable y unos gestos armoniosos siempre abrirán puertas. Por más nervios que puedas experimentar durante la entrevista, mantén una leve sonrisa, que tus gestos faciales transmitan empatía, que eres una persona amable, amigable; no se trata de reírte a carcajadas de algún comentario que pueda decir el reclutador y tampoco de verse fingido, se trata de mantener una sonrisa que demuestre empatía y agrado por estar en ese proceso de selección y en esa entrevista en especial. ¡Una sonrisa, siempre abre puertas!


Esos son mis cinco consejos que harán que tu entrevistador siempre esté atento a tus respuestas, ponlos en práctica en tu siguiente entrevista y te aseguro que serás mucho más asertivo.


Quieres que escriba sobre un tema en especial? Déjamelo saber escribiendo un correo a claudia@claudiapalacio.com


Un abrazo,

Claudia Palacio


Te puede interesar:


Las 5 cosas que no debes decir en una entrevista.



5 Consejos para potencializar tu perfil de LinkedIn.



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square