¿FRACASO LABORAL O APRENDIZAJE?

Antes de empezar a hablar sobre lo que para la mayoría es un fracaso laboral, quiero recordar la definición de la palabra fracaso: “malogro o resultado adverso, suceso lastimoso, algo que sucede sin esperarlo”.


Desafortunadamente me encuentro en mi día a día con una gran cantidad de personas que piensan y sienten que han asumido una vida laboral llena de fracasos porque han tenido experiencias laborales cortas, porque los han sacado de una empresa, porque no han pasado el periodo de prueba, porque van a entrevistas y no los contratan, porque caen en empresas donde hay ambientes de trabajo tóxicos, porque sufren de acoso laboral, porque se sienten estancados en la empresa donde están, porque al año de estar trabajando se aburren y se van y demás cosas que suceden.


Sin embargo, así como hace más de 100 años lo decía Thomas Edison, la clave es entender que en la adversidad la vida te deja los mayores aprendizajes; en sus palabras: “No he fracasado, solo he encontrado 10 mil maneras que no funcionan”.


Así que la mejor manera es cambiar la mirada del fracaso y aprender de ello; en vez de decir que he fracasado porque en los últimos años he tenido experiencias laborales cortas, por qué no mejor entender desde el interior qué ha sucedido, por qué mi permanencia en las empresas es de meses y no de años, qué he hecho yo para que una empresa decida terminarme el contrato, en qué debo capacitarme, ¿Qué me ha faltado para enamorar a la empresa de mí?, qué temas necesito fortalecer para permanecer vigente, qué me he realizado de más o de menos; es decir, debemos dejar de ser víctimas y fortalecer nuestras falencias, aprender de cada situación y convertirnos en personas más fuertes mentalmente cada día.


Claramente, entiendo que hay decisiones de las empresas que no tienen nada que ver con el desempeño del colaborador, ni con su actitud, ni con su forma de liderar y demás; hay decisiones que son ajenas completamente y cuando esto sucede es clave no dejarse llevar por la tristeza o la angustia, sino asumirlo como una nueva oportunidad que te da la vida.


Dejando claro lo anterior, comparto unos consejos que sé que te ayudarán mucho a eliminar de tu vida la palabra fracaso:


1. Llénate de confianza: es muy importante que reconozcas tus triunfos, que trabajes en tu confianza y autoestima, esto evitará que una situación adversa te baje la moral y el ánimo.


2. Deja de procrastinar: generalmente las personas que tienden a dejar todo para después son las personas que se estancan y que no evolucionan al ritmo que quieren, así que levántate, organiza tus días y deja de quedarte en el por qué a mí.


3. Cuida tu lenguaje, asegura que sea 100% positivo: este es uno de los entrenamientos personales que más me ha ayudado a mi vida; cuando una persona logra cambiar el lenguaje negativo, eliminarlo de su vida y hablar siempre en positivo el entorno cambia, la vida cambia y las oportunidades aparecen.



4. Sé humilde: el reconocer y aprender de nuestros errores es una de las habilidades más grandes del ser humano, pues lo ubica en una posición de grandeza y cuando las personas son grandes triunfan en grande.


5. Encuentra tus mayores habilidades: encuéntrate, defínete, ubica aquello en lo que destacas y fortalécelo hasta que seas el número uno en eso, recuerda que no tienes que ser bueno para todo, debes encontrar tus fortalezas y potencializarlas al máximo.


Tienes algún otro consejo que pueda ser de gran ayuda? Me encantaría que lo compartieras.


Con amor,

Claudia Palacio

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square